Premios

Líder Gráfico

Carlos Hernán Aguirre

Carlos Hernán Aguirre

“Agradecido y comprometido con esta industria, por todas las oportunidades que me ha dado”

Un emprendimiento familiar que ya se acerca a las cuatro décadas de vida fue el origen de uno de los íconos de la industria gráfica. El gerente general de A Impresores, la renovada marca luego de la compra de la totalidad de Quad /Graphics Chile el año pasado, fue reconocido por el gremio no sólo por su trayectoria al frente de una de las principales empresas del rubro, sino también por sus cualidades humanas. 

La letra A de Aguirre es la marca registrada de la empresa. Primero como Editorial Antártica, compañía creada por su padre, Hernán Aguirre McKay, y luego como Antártica Quebecor, tras asociarse con la canadiense Quebecor World. Después, cuando Quad Graphics Inc. compró Quebecor, la firma se transformó en Quad Graphics Chile, y desde que el año pasado la familia acordó la adquisición de la totalidad de la compañía, disfruta nuevamente de su letra: A Impresores.

Al frente de esta empresa, desde la partida de su fundador en 1999, está Carlos Hernán Aguirre Vargas, reconocido por la industria gráfica como Líder Gráfico 2016.

“Mi papá era el heredero natural. Vio cómo le costó a mi abuelo sacar adelante este proyecto al que le puso tanto cariño y sabía que algún día le tocaría a él continuarlo en su ausencia, por lo que se preparó y se fue a estudiar a España por casi dos años”, cuenta María José Aguirre, hija de Carlos y ejecutiva comercial de la compañía. “Él siempre ha sido un líder natural y allá aprendió a serlo de una empresa gráfica”.

Su amigo por más de 40 años, Carlos Ossa, es enfático al destacar su gran calidad humana: “Dudo que exista una persona más correcta, un empresario más honrado y visionario”.

Todos los días llega muy temprano y saluda a todos de mano, preguntándoles cómo están. Sus colaboradores lo describen como un hombre cercano, sensible y muy preocupado. “Es muy sencillo y tiene mucha empatía con sus trabajadores; es capaz de vivir las dificultades y también los logros que cada uno de ellos tiene en el plano personal y familiar”, explica David Rivas, quien trabaja desde hace 29 años en la empresa.

“Considero que este reconocimiento para una persona como él, tan humana, que no se anda fijando en nada, que tiene esa sencillez, está muy bien merecido”, recalca Juan Díaz, colaborador desde hace 11 años en la firma. “Y qué bueno que no seamos solo nosotros, sus trabajadores, los que le reconocemos ese mérito, sino que el gremio en general lo valorice”.

 

Grandes desafíos

A la luz de su experiencia, Carlos Hernán Aguirre afirma que actualmente la industria atraviesa uno de los momentos más desafiantes que le ha tocado enfrentar: “repleto de oportunidades y riesgos, exigente con la velocidad de las respuestas en un ambiente de permanente cambio y adaptación. Junto a mi equipo seguiremos trabajando duro y de manera eficiente, tal como lo hemos hecho desde el momento en que junto a mi padre y mi familia decidimos formar la empresa”.

“Creemos en nuestro negocio, por lo que seguiremos invirtiendo en las nuevas tecnologías que cada día nos sorprenden, buscando mantener la rentabilidad y con el foco puesto en nuestros clientes, empleados y proveedores. Frente a un futuro lleno de oportunidades, velaremos por seguir manteniendo nuestra empresa financieramente sana, con bajo endeudamiento y produciendo con los costos más bajos del mercado”, agrega.

Sobre la proyección de la compañía, Carlos Hernán Aguirre cuenta que al ser una empresa familiar, una tercera generación está comenzando a tomar el control de las operaciones con mucho entusiasmo y profesionalismo, “permitiéndonos continuar por muchos años más con esta historia de éxito”.

Respecto al reconocimiento que le entrega Asimpres, comenta que lo recibe “agradecido y comprometido con esta industria, por todas las oportunidades que me ha dado, por la gente extraordinaria que he podido conocer y por todo lo que he aprendido de ellos, lo que me hace sentir que esta es una de las mejores actividades laborales en la que una persona se puede desarrollar”.

“La recibo también a nombre de todos mis colaboradores, quienes con su trabajo silencioso y abnegado han hecho posible esta importante distinción, y en representación de mi familia, que siempre me ha apoyado de manera incondicional para liderar este proyecto que es de todos nosotros”, concluye.