Noticias

Textos escolares: La importancia del aprendizaje mediante libros impresos

Por: Natalia Ramos en Noticias Publicado: 07.10.2016

Durante este año, el Ministerio de Educación entregó 17 millones y medio de textos escolares repartidos en 11 mil colegios públicos y subvencionados a lo largo de todo Chile. Así, tres millones de estudiantes desde pre-kinder hasta cuarto medio fueron beneficiados con uno de los recursos pedagógicos más usados en el proceso de enseñanza-aprendizaje: el libro impreso.

Según el último estudio de seguimiento al uso del texto escolar del Ministerio de Educación, correspondiente al año 2013, esta herramienta educativa es ampliamente aceptada y utilizada por los docentes. De hecho, el porcentaje de uso en clases del texto escolar en general se encuentra sobre el 90%.

Además, el uso de la guía didáctica también puede considerarse como una práctica habitual, con porcentajes de uso promedio superior al 80% en los textos de Educación Parvularia, Primer Ciclo y Segundo Ciclo.

Teresa Sota Aguayo, del equipo de Textos Escolares de la Unidad de Currículum y Evaluación del Mineduc, indicó a Educarchile que los textos escolares son “una herramienta que contribuye potentemente a la equidad en la educación”.

LOS USOS DEL TEXTO ESCOLAR CRUZAN LAS FRONTERAS DE LAS SALAS DE CLASES

“Los usos que se le dan son múltiples: texto-guía, que se trabaja a menudo linealmente; texto base para los contenidos; textos para hacer las tareas y estudiar independientemente. A veces los docentes lo complementan con otros recursos; a veces, a partir de varios textos distintos elaboran el material con que trabajan en el aula”, señaló a Educarchile.

Así, los libros escolares no solo son un instrumento de enseñanza y un elemento de democratización, el lector frente al papel goza de una total libertad que permite al docente “desestructurar” el contenido de acuerdo a sus intereses.

Por último, el texto escolar tiene una facultad que supera los límites del recinto educativo: también está al servicio de las familias. Es el medio, para los padres, de continuar el proceso de aprendizaje de los niños en el hogar, por lo tanto, asegura el lazo entre el universo escolar y el universo familiar.